Novedades

Saab, los cinco modelos más importantes de su historia

La marca que empezó haciendo aviones sufrió un aterrizaje forzoso. ¡Esta en banca rota!

Saab, los cinco modelos más importantes de su historia

La compañía empezó construyendo aviones, de hecho su nombre se compone del acrónimo formado por la iniciales de Svenska Aeroplan Aktiebolaget, que significa, Compañía Sueca fabricante de Aviones que se fundo en la ciudad de Trolhättan Suecia en 1947.

Los autos creados por Saab siempre presentaron unas líneas y trazos muy diferentes a lo que la industria automotriz y sus consumidores estaban acostumbrados, el primero de ellos causó revuelo por lo aerodinámico de su diseño para la época. Si bien los autos Saab nunca fueron bonitos, se caracterizaron por tener una personalidad propia, desde el primero hasta el último vehículo que se comercializó con el emblema de Saab.

Saab 92
Cosntruido entre 1949 y 1956, un auto extraño creado a partir del proyecto llamado Saab 92001 bajo las premisas de la aviación y por lo tanto el vehículo resultante ofreció un coeficiente de penetración aerodinámico sumamente bajo de 0.30 cx, impensable en aquella época.

El modelo 92 fue aceptado inmediatamente por el público, Saab ofrecía los autos solo en color verde, pues después de la guerra, la compañía tenía un excedente de pintura verde que no se había usado en los aviones que fabricó durante la Contienda Mundial.

Bajo el capó había un motor de dos cilindros de 745 centímetros cúbicos acoplado a una transmisión de tres cambios, dicho motor entregaba 25 CV y permitía que el 92 tuviera una velocidad punta de 105 km/h. La evolución del modelo 92 iba a denominarse 92B, pero alguien pensó que sería mejor tipificarlo como 93.

Saab 96
Este modelo apareció en 1960 dotado de un motor de dos tiempos, tres cilindros con 841 cc de desplazamiento y una transmisión de tres velocidades, este modelo es uno de los más longevos de la marca sueca, ya que se presentó en 1960 y su producción cesó en 1980, a lo largo de estos 20 años 547.221 salieron de la plantas de Saab ubicadas en Trolhättan, Suecia y Uusikaupunki en Finlandia.

Este modelo se hizo famoso cuando el piloto Eric Carlsson ganó el complejo Rally de Montecarlo en su edición de 1966.

Saab Sonett
Se fabricó en tres conformaciones, el primero no pasó de ser un auto artesanal del que solo se fabricaron siete unidades, el estilo emulaba los rodasters ingleses, pero la manufactura de la carrocería era pésima, al grado que hay una anécdota que cuenta que cuando el director de Saab se llevó uno de los prototipos a su casa un fin de semana, la puerta del conductor se abría constantemente al girar a la derecha, evidentemente ese hecho mató cualquier posibilidad de fabricación del primer Saab Sonett.

Le siguió el Sonett II un vehículo cerrado, biplaza, que se produjo de 1966 a 1970, se fabricaron 258 vehículos sobre pedido.

El Sonet III fue el último intento de la marca en por crear un auto biplaza, poseía un motor V4 de 1.700 cc y entregaba una potencia de 73 CV, se fabricaron un poco más de 8.300 autos entre 1970 y 1974, sin tener un gran éxito comercial.

Saab 99
Este es otro de los vehículos longevos de la marca, y sin lugar a dudas el más representativo, es el Saab que todo el mundo recuerda, se fabricó de 1966 a 1987, su producción llego casi a los 600 mil ejemplares y fue ofrecido en conformaciones de tres, cinco puertas y una familiar llamada Combi. El modelo más representativo es el 99 Turbo de 1978, que tenía grandes insignias en la carrocería que indicaban que bajo el capó se encontraba un motor Turbo. Pilotos como Stig Blomquist ganaron muchos rallies en Europa a bordo de estos autos.

Saab 9-4X
Sin lugar a dudas este es el vehículo Saab que tendrá el nada honroso título de ser el último, el 9-4X es denominado un CUV (Crossover Utility Vehicle) y fue fabricado fuera de Suecia, para satisfacer al mercado más grande del mundo, el de EE.UU. Construido por General Motors en la planta de Ramos Arizpe, en México compartía la plataforma GM Theta Premium que también es la base de la Cadillac SRX.

El modelo prometía, diseño vanguardista, motorizaciones eficientes y el apoyo del que una vez fuera el dueño del destino de la marca Saab, General Motors. Evidentemente el 9-4X no resultó ser el salvavidas de la marca y esta se declaró en bancarrota, poniendo así fin a una página en la historia automotriz sueca, dicha marca, caerá en el olvido en unos años y será solo un recuerdo, como los son Pontiac, Plymouth, Packard, Hummer, Mercury y tantas más.

Alejandro Konstantonis recomienda

Contanos que opinas