Video y prueba: 3 hatchbacks muy picantes en pista
31/05/2017 Pruebas de manejo

Video y prueba: 3 hatchbacks muy picantes en pista

¿Podrá el nuevo Peugeot 308 S GTi contra los Renault Megane RS y VW Scirocco GTS?

Hay tres cualidades que hacen de los hatchbacks picantes autos muy especiales: son rápidos, son divertidos de manejar y son prácticos. Invitados por los amigos de Driving Argentina, viajamos a Balcarce donde pudimos pisar a fondo a los tres bólidos. ¿Podrá el recién llegado Peugeot 308 S GTi vencer a sus dos contrincantes?

El nuevo, el establecido y el que se va

Este peculiar grupo de deportivos está compuesto por una cara nueva, el Peugeot 308 S GTi, un jugador conocido, el VW Scirocco, que regresó hace poco en variante GTS, y el Renault Megane III RS, modelo del que quedan las últimas unidades en venta y que acaba de mostrar a su relevo en el GP de Mónaco de F1.

Hatchbacks, no coupés

Al ver tres puertas, mucha gente le dice LA Mégane, pero lo estrictamente cierto es que se trata de un hatchback con un look deportivo. Esta concesión al estilo se nota en las limitaciones de accesibilidad y espacio de las plazas traseras. Por su parte el baúl declara 344L pero en la práctica es amplio y práctico.

¿Podrá el recién llegado Peugeot 308 S GTi vencer a sus dos contrincantes establecidos?

En el caso de Volkswagen, el Scirocco es un derivado del Golf anterior, y es el que más sacrificó para acceder a la denominación coupé. Trompa lanzada, cintura ajustada y techo que se va cerrando hacia el remate trabajan en ese aspecto, incluso sacrificando espacio en las plazas traseras y en el baúl que se limita a 292 litros.

Ante este panorama, el más “hatchback” de los 3 es el Peugeot que ofrece una carrocería de 5 puertas, cinco plazas y un baúl de 420 litros.

Power trio

Siguiendo los tiempos que corren, los tres modelos recurren a motores de cuatro cilindros, inyección directa de nafta y turbo, sin embargo los resultados son diferentes.

Los tres recurren a motores de cuatro cilindros, inyección directa y turbo

En el caso del Renault y del Volkswagen tenemos un 2.0L, solo que en el primero se lo exprimió hasta los 265 CV y en el segundo se conservó la configuración civilizada de 211 caballos. Siendo el último en llegar, el Peugeot es que mejor encarna la moda del downsizing con un 1.6L, eso sí con suficientes anabólicos para entregar 270 CV convirtiéndolo en el más potente del trio.

Otra diferencia está en la transmisión, los tres ofrecen 6 cambios, pero mientras en los dos franceses hay un tercer pedal, el alemán ofrece la misma cantidad de embragues que los otros juntos con una caja DSG y comandos secuenciales, ya sean en la selectora como mediante levas de volante.

¿Cuál acelera más?

No hicimos pruebas de aceleración puntuales, pero si una seguidilla de “picadas” para las cámaras y el resultado fue impensado. Veamos, las fichas técnicas indican que el dúo galo necesita 6,0 segundos para hacer el 0 a 100, el mismo tiempo que un 911 necesitaba a principios de los 90s. El Panzer por su lado declara 6,5 segundos.

El dúo galo necesita 6,0 s para el 0 a 100, el mismo tiempo que un 911 de los 90s

¿Qué pasó? Mientras el 308 S GTi es el que se siente más rabioso cada vez que hundimos el acelerador, el Megane III RS fue siempre el que mejor partió. Curiosamente el reinado del bólido amarillo fue interrumpido en todas las ocasiones a la hora de colocar segunda. En ese instante la velocidad de la DSG del Scirocco marcó la diferencia permitiéndole pasar a la punta.

Es muy probable que después de un poco de práctica, la punta de se dispute entre el Peugeot y el Renault, pero queda claro que es más fácil exprimir el jugo del Volkswagen.

Antes de salir a pista

Solo hay que tener en cuenta un par de aspectos. El Megane III RS viene con chasis Cup, esto quiere decir que es el más duro y puro, tiene un diferencial especial, suspensiones calibradas para el circuito y asientos del tipo competición.

El 308 S GTi calza las ruedas más anchas y de perfil más bajo y tiene unos discos de freno delanteros inmensos y el Scirocco tiene… salidas de aire en el paragolpes trasero y franjas en capot, pero sobre todo, es el único del trio con suspensión trasera independiente, lo que debería darle una mejor combinación entre velocidad en curva y confort de marcha.

3, 2, 1… a correr

Empecemos por el último en llegar al grupo, el 308 S GTi. Pisar el acelerador en el Peugeot es detonar una explosión de adrenalina, inclusive se siente más rápido que el RS, y antes de entrar a las curvas los frenos se sienten todopoderosos y casi libres de fatiga.

El agarre en curvas es impresionante, sin embargo, el tacto no es el más pistero, la dirección no se siente tan conectada. Donde no hay reproche es en sus inmensas butacas, tan suntuosas como cómodas y deportivas.

En este contexto, el Scirocco es el deportivo más soft

Pasamos al Scirocco y las cosas se ponen más soft. En cualquier otro momento sería calificado como un deportivo bastante puro, pero en este contexto, dirección, pedal de freno, suspensiones son los más confortables, lo que me llevó a calificarlo como el Gran Turismo del trio.

Debido al déficit de potencia era el que requería frenar más tarde y acelerar antes para mantener el ritmo. Siempre se disfrutó mucho, con bastante facilidad para llevarlo y corregirlo en curvas. Además, es en el que más abajo se puede manejar del grupo, lo que le da mayor sensación de coupé detrás del volante.

El Megane III RS fue desarrollado para este contexto.

Y llegamos al diablo amarillo. Uno se sienta, ve un tablero no muy diferente al de un Fluence, un volante de aro muy grande y espera que sea aburrido, inclusive cree que esas magníficas butacas que nos atrapan adentro y mantienen las piernas en el lugar óptimo son un golpe de efecto… Bueno, después de enlazar la primera secuencia recta-curva-recta entendemos que el Megane III RS fue desarrollado para este contexto.

Aceleración, excelente, frenada poderosa e increíblemente estable, paso por curva, impecable, es el que mejor se deja acomodar, el que ofrece mejor interacción hombre máquina con una dirección comunicativa y que inclusive nos avisa (con un beep) cuándo tenemos que subir un cambio para que no perdamos ni un segundo de acción.

Conclusiones, ¿tenemos un ganador?

¿Con cuál me quedo? Eso representa mi gusto, lo que importa es cuál te gusta más a vos.

Muy bien, todo parece indicar que el bólido del rombo es el mejor, y lo es, pero en el contexto de la pista, ya que en el día a día resulta áspero. ¿El Scirocco entonces? Tiene un mejor balance, está muy bien terminado, podemos dejar que la caja haga los cambios por nosotros en la ciudad, pero es el que más espacio y baúl sacrifica. ¿El 308 S GTi? Si bien tiene un tacto algo artificial en pista, es el más balanceado, tiene 5 asientos, un baúl completo y pese al perfil bajo de los neumáticos se mantiene dentro de valores confortables cuando el asfalto no está liso.

¿Con cuál me quedo? Eso representa mi gusto, lo que importa es cuál te gusta más a vos. ¿Cuál es tu favorito del trio?

Galería Peugeot 308 S GTi, Renault Megane RS, VW Scirocco

Peugeot 308 S GTi, Renault Megane RS, VW Scirocco

1 de 21

3 hatchbacks muy picantes en pista

¿Qué opinás? Contanos