Aston Martin Valkyrie AMR Pro, nada que envidiarle a un F1
07/12/2017 Novedades

Aston Martin Valkyrie AMR Pro, nada que envidiarle a un F1

La versión de pista del hiperdeportivo cuenta con cifras muy parecidas a los monoplazas de La Máxima.

Aston Martin sigue de racha después de la llegada del nuevo Vantage, y ahora es turno de ver al Valkyrie AMR Pro, una variante exclusiva del hiperdeportivo que la marca bond ha desarrollado con Red Bull Racing con la ayuda del inigualable Adrian Newey. este modelo se hizo en paralelo con la variante de calle, además de incorporar mucha de la tecnología presente en la escudería RBR de la F1. 

Solamente se harán 25 unidades de este auto, que se lanzará en el año 2020, y que, por supuesto, ya ha vendido todas. Los cambios más evidentes respecto del Valkyrie de calle se ven en el exterior, con elementos aerodinámicos más grandes para incrementar el downforce, incluyendo un nuevo fondo plano. Entre ellos están un difusor delantero más grande, un alerón trasero, una aleta central al estilo de los prototipos de Le Mans y nuevos elementos de aerodinámica activa.

El motor es el mismo V12 6.5 L aspirado desarrollado por Cosworth, asociado a un sistema de recuperación de energía desarrollado por Rimac. Aston Martin indica que dispondrá de más potencia y torque que en el modelo de calle gracias a una recalibración y a una revisión profunda de la electrónica, ya que este modelo no necesita cumplir con las normas de emisiones. Recordemos que el auto de calle tiene 1.146 CV, por lo que las cifras de esta versión promente, y mucho.

La rebaja de peso continúa en este modelo con reducciones en diferentes elementos, incluyendo calefacción de asientos, pantalla multimedia y otros elementos de confort. Por otro lado, la marca utilizó elementos con especificaciones de pista, como el parabrisas y ventanas laterales de policarbonato, asientos de fibra de carbono y los cinturones. La carrocería y la suspensión también son más ligeros y resistentes, mientras que los escapes de esta versión son más grandes y emiten más ruido. Asimismo, utiliza frenos de carbono derivados de los que Red Bull pone en sus monoplazas, mientras que las ruedas son de 18”, más pequeñas que en el auto de calle, con el fin de facilitar el uso de los neumáticos deportivos que Michelin fabrica para Le Mans. 

El resultado, como era de esperarse, es extraordinario, con cifras de rendimiento que se acercan a la F1, incluyendo una velocidad máxima estimada en 400 km/h, fuerza lateral de 3,3G y fuerzas de desaceleración de 3,5G, similares a un prototipo de Le Mans. Red Bull Technology indica que el tiempo es pista será similar a un F1 o un LMP1. Los afortunados compradores tendrán disponibles cursos de manejo y de entendimiento del auto en el centro de pruebas que utiliza Red Bull y con los pilotos de la escudería austríaca. Incluye tiempo en el simulador del equipo y preparación física para aguantar la demanda del auto.

Una vez completada la inducción, los nuevos dueños del Aston Martin Valkyrie AMR Pro serán parte de una serie de eventos en los circuitos más famosos del mundo.

 

¿Qué opinás? Contanos