Volkswagen Polo GTI, primer contacto desde Europa
23/5/2018 Pruebas de manejo

Volkswagen Polo GTI, primer contacto desde Europa

Esta variante deportiva se acerca satisfactoriamente al Golf GTI.

El Volkswagen Polo ha ido evolucionando conforme a través de sus generaciones. Desde aquel vehículo simple, prácticamente espartano y accesible, queda poco. La más reciente generación que ya emplea la moderna plataforma MQB A0, es la más refinada hasta la fecha.

El Polo es uno de los modelos más importantes en ventas para VW, y sus números en Europa ya no están tan lejos del Golf. Lo anterior no aplica solamente para las versiones "normales", sino también es el caso del deportivo Polo GTI, cuyo desempeño y propuesta lo han acercado al muy querido Golf GTI.

Incluso, en términos de tamaño, este nuevo Polo está muy cerca de las dimensiones que ofrecía un Golf de tercera generación.

Motor

En el marco del GTI Treffen 2018 que se lleva a cabo en el lago Wörthersee en Austria, tuve la oportunidad de manejar el nuevo Volkswagen Polo GTI. Este miembro consolidado de la familia GTI emplea para esta nueva entrega un motor L4 de 2.0 L TSI que genera 200 CV y 320 Nm de torque asociado a una transmisión DSG de doble embrague y seis cambios. Al menos en cuanto a desplazamiento el Polo GTI ya equipa un motor igual al del Golf GTI.

Lo anterior le permite al VW Polo GTI 2018 hacer un 0 – 100 km/h en 6,7s y alcanzar una velocidad máxima de 237 km/h.

Distinguidamente deportivo

A nivel de equipamiento, el Polo GTI tampoco tiene mucho que envidiarle a su hermano mayor. En el exterior, llantas de 19”, acentos de color rojo en faros y parrilla, salida de escape doble y el difusor trasero le dan una apariencia muy atractiva.

Puertas adentro, las cosas no son distintas. Los asientos deportivos forrados en la clásica tela escocesa y decoraciones en color rojo en el tablero, así como el volante deportivo multifunción generan la atmósfera que cabría esperar de un GTI.

Por si fuera poco, la pantalla táctil de excelente resolución, el cuadro de instrumentos totalmente digital y configurable y el climatizador automático bizona hacen todavía más difícil extrañar al Golf. Un punto en donde el Polo GTI sí está un par de escalones debajo de su hermano mayor es el de los detalles. Los plásticos son todos duros al tacto, por lo que es el único aspecto en donde sentí que todavía hay aire de por medio entre el Golf GTI y el Polo GTI.

Hora de la verdad

Al volante, el Polo GTI es una grata sorpresa, ya que el nivel de refinamiento y aislamiento acústico son muy buenos. Es cierto que por arriba de 180 km/h ya hay bastante ruido de viento, pero no debemos olvidar que se trata de un compacto.

Por otra parte, no perdió esa agilidad que tanto cautivaba del anterior Polo GTI. Incluso ahora cuenta con mayor capacidad de respuesta, sobre todo en el rango medio y alto, que era cuando su antecesor empezaba a mostrar debilidad, mientras que el sonido ronco, así como el petardeo que se produce con los cambios de la transmisión están presentes.

La ruta de Múnich hacia Austria también nos llevó fuera de las rápidas Autobahnen durante un buen tiempo. En caminos sinuosos el nuevo Volkswagen Polo GTI muestra que ha llegado a la madurez, se planta mejor que antes, transmite más confianza y se percibe menos nervioso. Es en general mucho más refinado, pero sin perder esa dosis de diversión que un GTI no se puede dar el lujo de obviar.

 

 

Galería Volkswagen Polo GTI

Volkswagen Polo GTI 2018

1 de 9

¿Qué opinás? Contanos