logo autocosmos Vendé tu auto

Ganate el alquiler gratis de un Toyota a elección

Participá
Tuning

Chevrolet Corvette hecho buggy, la imaginación no tiene límites

Parece que un dueño del icónico deportivo lo prefería con aspecto de todoterreno, y así lo dejó.

Chevrolet Corvette hecho buggy, la imaginación no tiene límites

¿A quién no le gustaría tener un Chevrolet Corvette? Estamos hablando de uno de los deportivos con más historia de la industria automotriz, que recientemente cumplió 70 años, y que es un ícono indiscutido de la marca del moño.

Es cierto que hay gente para todo, pero la realidad es que a veces llama la atención lo que hacen algunos dueños del Corvette con su joya. Días atrás, conocimos la historia de un C8 que quedó encallado en la playa, cuando a su propietario se le ocurrió pensar que lo que estaba manejando no era un deportivo, sino un todoterreno.

En las últimas horas, se subastó en Estados Unidos un Corvette que a simple vista no parece tal. Se trata de una especie de buggy, sin carrocería, con estructuras tubulares, una símil caja de carga y paragolpes muy particulares. Veámoslo en detalle y conozcamos a cuánto se vendió.

Corvette “Doom Buggy”: Características principales

El protagonista de esta nota fue denominado Doom Buggy. Se trata de un Corvette C5 Coupé modelo 1999, que perdió toda su carrocería, conformando un vehículo con particularidades por todos lados.

El frente está protagonizado por un conjunto parrilla-ópticas proveniente de una vieja pick-up del “Moño”, que fue acortado a tal punto que en la chapa se lee “CHEVLET”. Por debajo, una plancha de madera oficia de paragolpe. Obviamente, no se puede dejar de mencionar la ausencia del capot y de los laterales de la carrocería, que dejan las ruedas al descubierto.

Yendo hacia atrás, se aprecia lo único que se mantuvo del exterior del Corvette: el parabrisas. Las puertas fueron suplantadas por estructuras tubulares (donde se alojan los espejitos exteriores), mientras que una jaula antivuelco cubre a los ocupantes ante un posible accidente.  Adelante, presenta llantas de 17’’, mientras que las traseras son de 18’’.

En la parte trasera se destaca una especie de caja de carga, en cuyo interior presenta un baúl de casa, y su superficie es interrumpida por los caños de la mencionada jaula. Tanto sus laterales como su base son de madera, al igual que la plancha en la que se ubican las luces traseras y la patente. Guardabarros de gran tamaño completan el sector.

En cuanto al interior, se mantiene el tablero del Corvette C5, aunque con modificaciones en su consola central. Las alfombras brillan por su ausencia, mientras que los asientos son butacas deportivas.

El Doom Buggy también recibió cambios en su mecánica, al estar impulsado por un motor LS6 V8 5.7L, que según su dueño provino de un Corvette Z06 2004, y que originalmente eroga 405 CV y 542 Nm de torque. Además, la relación de su transmisión manual de seis cambios fue modificada, al igual que el sistema de escape, y sumó amortiguadores Koni.

Si bien no se sabe porqué este Corvette devino en una especie de buggy, lo cierto es que anteriormente estuvo involucrado en dos accidentes, acontecidos en 2012 y 2015, en los que se rompió buena parte de su frente. Por lo tanto, es bastante probable que haya obtenido su forma actual tras los choques.

Con algunos inconvenientes por solucionar (fuga de líquido en la caja y encendidos de luces de forma intermitente en el panel de instrumentos, por ejemplo), y un total de 250.574 kilómetros recorridos, el Corvette Doom Buggy fue subastado por el sitio cars&bids recientemente, a unos 9.210 dólares.

Ahora te toca a vos: ¿Qué opinás sobre el Corvette buggy? ¿Te lo habrías comprado? Compartí tu punto de vista en los comentarios, siempre con respeto y sin agredir.

Chevrolet Camaro SS a prueba - Fuerza inteligente | Autocosmos

Juan Manuel Cardozo recomienda

Contanos que opinas